Llanto de sueño

Un día soñaba que un día soñé

con mundos ciego de envidia,

con lúgubres calles donde oler

sentimientos de mala vida,

resquicios de lo que un día fue

aguas puras y cristalinas.

Un día soñé con ojos claros

en donde vender mi alma

y ser en una hora recompensado

con el vaivén de tus alas,

el fuego de la línea de tu mano

y la miel de tus entrañas.

Un día soñé que tus labios,

ávidos de ciega envidia,

en puertas de un solo barrio

dejaba ciegas lágrimas,

para encontrar el camino

de los llantos de esa niña.

Un día soñé con mi esperanza:

con su desesperante marchitar,

funesta e incrédula matanza

de pensamientos que idealizar,

tras encontrarte ahí parada

con tus lágrimas de soledad.

 

 

*Tributo a Sociedad Alkoholika; no solo son gritos, también tienen letras. Solo es pararte a escuchar y abrir la mente.

 

(pq)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s