¿Te acuerdas?

¿Te acuerdas cuándo pusiste el pie en mi nube? Te abracé ansioso por llevarte a mi mundo. ¿Te acuerdas cuando montamos en una montaña rusa llena de colores para llegar a la cueva del rock? Allí aprendimos a volar en ningún cielo, solo con nuestros ojos y nuestras risas. Como una brisa desaparecimos al cerrar los ojos para sumirnos en el calor de los cuerpos y donde el tiempo es el rey de los necios. Al abrirlos: tú. Al despertarnos un camino por recorrer encerrado en un pergamino antiguo. ¿Te acuerdas de aquello que creías no conocer, de aquello que parecía ser evidente y en el cual se encerraba algo redondo? Ilusiones hechas realidad. Poco a poco te acercabas al objetivo y poco a poco lo hacíamos juntos. ¿Te acuerdas de lo que no veías pero se encontraba en tus manos? Solo pensaba en ti cuando creaba la magia.

Anduvimos un tiempo con amigos para dejarnos a merced de una cultura lejana pero familiar. La realidad cambiaba poco a poco y dejabas tus fuerzas guardadas en las botas bajo la cama.

¿Te acuerdas de lo que soñaste? Yo soñaba viéndote dormir. ¿Te acuerdas de la lluvia? Lágrimas de quien nos quería. ¿Te acuerdas cuándo queríamos dormir en un bar? Ambos fuimos lechos. ¿Te acuerdas del calor que desprendíamos bajo las mantas? Calor que solo me dejaba una puerta abierta: la del sueño para despertar y llegar a ti, una y otra vez. Sueño o realidad, sangre o néctar, placer o dolor, felicidad o pasión… no lo sé.

¿Te acuerdas del hormiguero y sus conductos, de cómo paseábamos mientras nos llevábamos algunas piedras? Ya tengo ese monedero y un pantalón que comprar. ¿Te acuerdas de esos pantalones de pana colgados en mi habitación y que ahora echo de menos? Cuánto quisiera que siguieran ahí toda una vida.

¿Te acuerdas del final del camino, de lo que siempre serás? Es para ti, para que me tengas siempre a la vista y en donde siempre me gusta estar agarrado.

            ¿Te acuerdas? Yo lo hice entre tus brazos cuando echaste a volar, lo hice mientras dormía, lo hice mientras apagaba el despertador… lo hago a todas horas.

 

(pq).

Anuncios

2 pensamientos en “¿Te acuerdas?

  1. Sandra

    Mirando por la ventana ansiosa y buscando tus ojos vi tu sonrisa… esos ojos que tanto me transmiten. Un abrazo y un dulce beso… te spun. De camino la felicidad me embarga. Soy feliz estando contigo, en tu sitio, en tu ciudad, con tus amigos, en tu mundo.Con tus sorpresas, tus juegos, tus ojos. Juntos somos eternos, juntos somos Nosotros, y en Nosotros govierna nuestra anarquia personal, sólo nosotros sabemos que queremos y dónde vamos a llegar.Un mundo compartido, un sueño hecho realidad, unos sentimientos eternos… tan eternos como Estrella y Puk! :DTe spun!(k)(k) (})

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s