¿una utopía?… tal vez no

El otro día vinieron a visitarme unos amigos míos que hace tiempo que no veía. Nos paramos a charlar un rato: Rulo me contó que se había ido a vivir por fin con Aranzazu. Habían encontrado un piso en Madrid que no costaba más de 25 millones; estaba a las afueras, a unos 30 kilómetros. Se encontraba en una urbanización del ensanche de Madrid, cosa que me hizo pensar, pues si cuando yo era pequeño el ensanche estaba a unos 5 kilómetros, cuando fuera viejo España sería Madrid (cosa que me dejo algo clavado en mis pensamientos) y… y ¿si le diera por pedir la nacionalidad a Madrid? (esto ya me dio una especie de escalofrío y dejé de pensar en ello).

   El caso es que yo le di la enhorabuena por la decisión de emigrar de casa antes de los 30 años. Pero le pregunté cuanto pagaban de hipoteca y casi me da algo. <<¿Cien mil pelas de las antiguas?, ¿el primer año? ¡Joder!, espero que tengáis unos sueldos majos>>, le dije compadeciéndoles. Cada vez entendía menos la vida de ciudad. Si no la entendía cuando me fui, ahora mucho menos. Se disparaban los precios, ya no solo de los pisos, sino del metro cuadrado, esto era la mayor especulación del mundo. Una vivienda que ha de ser un derecho y un bien necesario se convierte ya en un bien de lujo y un negocio seguro para esos carroñeros.

         Decidimos dar un paseo por el pueblo y mientras les fui explicando como nos iba. La casa era muy parecida a la suya, pero no nos había costado 25 millones, sino 25 mil euros. Y no tendríamos que pagar una letra altísima, sino más bien pagamos un tributo alto que se encargaba de financiar la casa, la educación, la sanidad, la jubilación… Todos los vecinos del pueblo pagamos lo mismo (incluso el alcalde –que no era sino un vecino-) y a cambio teníamos todo lo demás. Me preguntó si alguien se había negado a pagar ese tributo, a lo que le respondí que no, pues ¿quién se iba a negar? Él me dijo que cualquiera que quisiera emplear el dinero en cualquier negocio que le diera más dinero para poder pagar la casa antes y así obtener más rentas.

         Le dejé un momento para que pensara en la afirmación que me había dado y anduvimos por el parque del pueblo. Había columpios de todo tipo y para todas las edades, con jardines de tierra y de hierba. También había una guardería al aire libre donde los peques danzaban y se desarrollaban con millones de estímulos junto a unos monitores que les cuidaban mientras los padres trabajaban ese día. Arantxa se quedó sorprendida y me dijo que cuánto costaba esa guardería. Yo le dije que nada, era gratis y esos chavales eran monitores contratados por el ayuntamiento; a parte de trabajar estudiaban por las tardes y así compaginaban las cosas. También les mostré a un chaval que creyeron se trataba del nieto de una persona mayor que, juntos, paseaban por el parque; les dije que se trataba de un joven que trabajaba también por las mañanas ayudando a las personas mayores mientras estudiaba por las tardes.

         Les expliqué que todo el mundo trabajaba por algo social y que nadie quería más de lo que para vivir cómodamente se necesita. Una vivienda, una sanidad, comida y sin nada de pretensiones. Todos somos iguales y nadie quiere más que nadie. Eso es lo que perjudica gravemente a las sociedades, a todas las del mundo, esa ansia por querer o tener más. Simplemente es anteponer algo y vuestro sistema antepone el capitalismo al bien social. Aquí no, y por eso gozamos de todo esto. Seguramente no tendremos coches de lujo, ni mansiones, ni discotecas… pero si tenemos lo más importante, que es una vida y salud; y la diversión la encontramos en nosotros mismo y en actividades que no se limitan a gastar dinero sino a actividades alternativas al consumo. Es eso simplemente.

         Después de aquel día, tuve unos vecinos de toda una vida.

        

         Quizá esto parezca una utopía… pero sin ir más lejos, hay pueblos que lo consiguen y barrios en ciudades que también lo logran, es cuestión de anteponer criterios y prioridades…

        

Por una vida digna y mejor.

 

    (Pq)

Anuncios

4 pensamientos en “¿una utopía?… tal vez no

  1. Paranoias

    …..oooO…………………..(……)…Oooo………….)…/. …(…..)…………..(_/…….)…/…………………… (_/……………. Pase por.. …………………. Aqui ………………oooO…………………..(……)…Oooo…………..)…/. …(…..)…………..(_/…….)…/…………………….. (_/……………………………………..

    Responder
  2. Eric

    nos odian por ser diferentes, pero son las diferencias las que nos hacen únicos. un abrazo Richi.aqui en la frontera te hechamos de menos jajajaNOREMLAS

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s