Fue entonces cuando vio detrás suyo…

Dejadme, dejadme en paz. Aún recuerdo aquel parque en mitad del pueblo que me vio nacer. Parque ya grisáceo por la amargura y la distancia. Allí te conocí, te vi por primera vez y me acerqué a ti para decirte que día era. No sabía si era ayer u hoy, no tenía conciencia de nada que no fueras tú. Hoy recuerdo aquel día y veo la felicidad en tus ojos al decirte que te quería. Millones de sentimientos y recuerdos pasan de aquel día hasta ahora. Recuerdos, nuestros paseos, la primera noche juntos, la felicidad de las caricias, el primer viaje, las idas y venidas de la casa del campo, el regreso a casa y el abrazo, nuestro…

Era todo nuestro, de los dos, hasta que… hasta ese día. Aquel en donde tus brazos negaban tu boca y los míos obedecían fielmente a mi mente en funesto final. ¿Por qué lo hiciste, por qué lo hice?

Fue entonces cuando vio detrás suyo la sombra de la hipocresía en todos ellos…

 

(pq)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s